La aviación en tiempos de pandemia.

 

El pasado 11 de marzo de este 2020 la OMS declaró que existía una pandemia global de coronavirus, el impacto del COVID-19 para el ser humano a nivel global fue tal, que los gobiernos se vieron obligados a cerrar sus fronteras incluso, a paralizar casi por completo la economía de los países afectados.

Para la industria de la aviación, este momento es sin lugar a dudas, el más crítico de su historia, con una reducción inicial del 55% de los vuelos comerciales de pasajeros a nivel mundial solo en la semana que se declaró el COVID-19 como pandemia, y una posterior y progresiva reducción en las operaciones aéreas, que, en el caso de algunos países alcanzó el 100% de los vuelos comerciales y privados de pasajeros, las compañías directa o indirectamente relacionadas con la  aviación se identificaron como los enfermos terminales de la economía mundial.

Durante la pandemia de la gripe española que ocurrió entre 1917-1919, el protagonismo de la aviación, se limitó a hazañas individuales de pilotos pioneros, como por ejemplo los dos aviadores británicos (John William Alcock y Arthur Whitten Brown), que lograron volar desde Lesters Field, cerca de Saint Johns, Nueva Escocia (Canadá), a Clifden (Irlanda), del 14 al 15 de junio de 1919 en su avión Vickers Vimy IV (un bombardero modificado) el cual se considera el primer vuelo trasatlántico sin escalas de la historia, las aeronaves no contaban con mucha capacidad de transporte y sus usos diversos apenas se estaban descubriendo, por lo que hablar de afectación para la aviación durante esta pandemia no es propicio.

Son muchos los aspectos a tener en cuenta cuando se habla de cómo la pandemia actual afecta el sector aeronáutico, uno de los más importantes es el impacto social. El desarrollo y alcance actual de la industria aeronáutica, hace que el impacto sobre esta, de una pandemia, esta vez sea catastrófico, y eso se debe principalmente a que nadie pudo predecir que el transporte de pasajeros por vía aérea seria reducido a nivel mundial a su mínima expresión de un día para otro y por tanto tiempo; además, la sociedad percibe la crisis de la industria como algo superficial, es decir, como la perdida de grandes capitales por parte de las aerolíneas y sus accionistas o el sector turismo, pero sin contemplar que la industria aeronáutica tiene una influencia más profunda y grande a nivel social en cualquier país donde esta se desarrolle, y que la afectación no solo se limitó a un factor de rentabilidad de las compañías de transporte de pasajeros. si bien es cierto que los  principales  afectados del  cese  de  operaciones de  una aerolínea son los  propietarios de  la  misma, estos no son los

únicos, pues la afectación, llega a todas las personas que laboran en las compañías, y esto no termina allí; basta solo observar el entorno de la industria aeronáutica para entender que existen muchas personas que indirectamente se ven afectadas por el cese de las operaciones aéreas, ilustrando esto con un ejemplo, un aeropuerto por lo general es una concesión privada que administra el bien del estado, es decir, es una compañía que requiere ingresos para mantenerse a flote, estos ingresos provienen en su mayoría de los recaudos por pasajero y los contratos de arrendamiento de áreas donde operan los

negocios que prestan servicios a los pasajeros, si no hay operación, los negocios no realizan ventas y por consiguiente no obtienen ingresos para pagar sus arrendamientos. el concesionario se ve afectado y para minimizar ese impacto debe reducir sus gastos, por lo que el afectado será el empleado del concesionario que pierde temporal o permanentemente su empleo, aunado a esto, así como el concesionario elimina unos empleos, el empresario que tenía su capital en las instalaciones, hace lo mismo, y podemos nombrar las empresas que rodean la operación aérea de un aeropuerto, como lo son los proveedores del catering (los insumos de abordo para el vuelo), los proveedores del combustible, los proveedores de la logística de tierra (atención de counter y mantenimiento), la limpieza de las aeronaves, la seguridad privada de las aerolíneas, los restaurantes y tiendas de souvenirs, Etc, pero resulta que el 99% de las personas creen que los efectos del cierre de operaciones aéreas terminan allí, y no se dan cuenta que todas esas personas que pierden su empleo hacen parte de una comunidad en su área de residencia, que a su vez dependía de que estas personas consumieran en el comercio local, cuando hacían sus compras de primera necesidad o salían por diversión, ahora estos negocios también sentirán el impacto, y no solo por los empleos que directamente se perdieron en compañías que operaban en el aeropuerto: que pasa con el repartidor o vendedor de insumos (snacks, licores, dotaciones, etc) que alguna compañía sin operar en el aeropuerto tenía contratada para cubrir ese mercado?, pues también temporal o permanentemente eliminaran esa posición debido a lo ineficiente que sería tener un empleado encargado de cubrir un área improductiva del mercado, y nuevamente esto afecta la comunidad que rodea a este individuo, así que en conclusión, la afectación socio-económica es incalculable.

Por otro lado, está la recuperación de la industria, que, contrario a lo que las personas creen, la recuperación de la industria no es solo que se les permita a las aerolíneas operar por parte de los gobiernos, que se abran las fronteras y se permita viajar a las personas, realmente, la reactivación implica que el personal que esta relacionado con la operación de las aeronaves este proficiente para el desarrollo de las mismas, y entonces, ¿esto que significa?, para responder se debe contextualizar: las regulaciones aeronáuticas internacionalmente son muy estrictas en cuanto a lo que seguridad corresponde, y es por esto que se establecen rigurosos calendarios de entrenamiento y evaluación al personal aeronáutico para garantizar su idoneidad en el cargo que desempeñan, un ejemplo claro son las tripulaciones de cabina de mando (pilotos) quienes deben realizar entrenamientos y chequeos dos veces por año en simuladores de vuelo, demostrando sus conocimientos y habilidades para sortear los más extraños y peligrosos escenarios que la industria contempla, todo, con el fin de garantizar a los usuarios que sus vidas estarán en las mejores manos durante sus viajes, estos entrenamientos, son costosos y toman tiempo, además que tienen vencimientos, así que si se tiene en cuenta que la empresa aérea promedio unos 5 meses de inactividad, es claro que a gran porcentaje del personal aeronáutico se le vencieron sus chequeos, y esto trae como consecuencia que muchas de las compañías no puedan operar la misma cantidad de frecuencias que operaban antes de la pandemia, afectando directamente la parte financiera de la industria y haciendo que esto se vuelva un circulo vicioso donde el gran afectado es el personal aeronáutico que necesita de la operación para mantener su puesto de trabajo.

¿Entonces que le espera a la industria?, el panorama es incierto, vasta con buscar en internet, y se encontraran múltiples artículos que llegan a contradecirse entre sí, unos, enunciando que la recuperación post-pandemia requerirá de millares de personas habilitadas como personal aeronáutico para recuperar la operación de la industria, y otros tantos artículos, que previenen a los interesados en licenciarse de hacerlo ya que se prevé que no existirán vacantes en un futuro cercano, pero la verdad es que todo esto es especulación. al día de hoy, muchas compañías continúan buscando reducir su planta, y esto, genera mas personal disponible capacitado, pero otras compañías ya comenzaron a reincorporar el personal que en meses anteriores separaron de sus cargos por la pandemia, así que esto equilibra un poco la balanza, pero sin definir una tendencia en los empleos aeronáuticos, así que, ¿cómo podemos asegurar que no seria viable iniciar los estudios?, o por otra parte ¿cómo podemos asegurar que iniciar los estudios sería una buena decisión? Lo que esta redacción puede asegurar, es que la aviación se convirtió en una industria indispensable para el mundo, que, como en cualquier industria,

unas compañías que eran grandes y poderosas, ven por crisis como estas, que no lo eran tanto, y otras compañías que parecían poco solidas y con un futuro incierto, son las que encontraron una fórmula para mantenerse a flote y están aportando mucho a la reactivación de la industria, así que la pregunta correcta no es si la industria se recuperara, sino, cuanto tiempo le tomara hacerlo, y si para cuando lo haga, yo estoy preparado para formar parte de ella.